Teatro1

La Escuela de Teatro como Método

¿Por qué reclamamos este protagonismo para la escuela de teatro como método?

Primero, porque se parte del juego como base de la actividad humana, es decir, el juego como soporte de una actitud activa y dinámica que facilitará la asimilación de los aprendizajes de la escuela; partimos del principio de que no se puede realizar bien una actividad que no se haya experimentado.

En segundo lugar, porque potencia el desarrollo de la expresión oral y corporal como elementos fundamentales de la comunicación humana.

Tercero, porque su metodología es participativa, democrática, fomenta la cooperación, el trabajo en grupo y estimula la reflexión sobre las distintas actividades convirtiéndose en un vehículo para transmitir valores de tolerancia, respeto, solidaridad, crítica y denuncia. Esta metodología, las actividades que se realizan y los contenidos que se aprenden en la escuela nos pueden resultar más útiles para la vida que esa ingente cantidad de información que debemos memorizar durante tantos años de escolarización. Incluso, puede reforzar la formación base y facilitar la asimilación de la formación complementaria que, cada vez más asiduamente, requieren las empresas y los nuevos puestos de trabajo.

En la escuela de teatro aprenderemos una serie de destrezas y competencias ricas y fundamentales para la vida cotidiana, en todos sus ámbitos, incluido el omnipresente mundo laboral.

  • Fomentar la capacidad para pensar, razonar, criticar o tener iniciativas (por ejemplo a través de improvisaciones, análisis colectivos de las escenas y los ensayos, aportaciones y modificaciones sobre la obra o los ejercicios, etc.). ·
  • Otras competencias estarían relacionadas con la comunicación; debemos leer e interpretar lo leído, hablar con corrección, vocalizar y expresarnos con fluidez (se puede conseguir con lecturas dramatizadas y debate sobre el texto, vocalización, hablar en público, expresión oral y corporal, etc.).
  • Otro tipo se encaminaría a la adquisición de habilidades de carácter social, por ejemplo, trabajar en grupos, desenvolverse en las relaciones interpersonales, organizar y planificar el trabajo colectivo y el individual (a través de ejercicios de desinhibición ante el público, dinámicas y trabajo en grupo, coordinación del trabajo de escena y los distintos papeles, diseño, planificación, organización, adquisición y ejecución del vestuario y los decorados, etc).